Luego de una crisis de dolor de espalda, en el nivel más agudo, nos queda reposar y lograr bajar la intensidad de dolor para lograr los primeros movimientos. Tratemos de realizar esta rutina sin lesiones y además sin dolor. Escuchen a su cuerpo.