Mucha apatía

19. nov., 2021

Algo que he observado últimamente, es la facilidad con la que nuestro cuerpo entra en apatía y sedentarismo.Porqué?

Luego de una cuarentena angustiante y la constante información y desinformación durante esta Pandemia, nuestro cerebro ha quedado exhausto y sobrecargado de estrés. No es para menos, esta situación se sentía apocalíptica. 

Qué sucede con nuestro mecanismo de defensa si estamos bajo la agresión de ese incontable número de preguntas y las terribles estadísticas ? muy sencillo, empezamos a relajar y desconectar otras funciones que puedan darle algo más de carga que digerir a la mente, es decir, nos disociamos, nos desconectamos inconscientemente, cómo lo hacemos?

He encontrado dos respuestas, es decir, se ha polarizado la reacción de las personas:

- Un grupo se ha encerrado en su casa y no quiere hacer nada (salvo lo indispensable) fuera de ella, eso incluye actividades físicas.

- El segundo grupo es el que ha decidido asumir los riesgos y salir a trabajar su cuerpo y su mente.

Para mí, los dos grupos son respetables pero, el punto medio quizás sea más saludable?

Si perteneces al primer grupo de personas, es momento de decidir hacer algo de movimientos, ejercicios para el cuerpo, la mente y el espíritu.

Se han presentado más solicitudes de divorcio que antes! La convivencia en encierro requiere tolerancia, paciencia y buena voluntad por parte de todos, sin embargo, por algún lugar debe descargarse la presión.

Iniciar una actividad sencilla como salir, buscar un lugar abierto y ventilado para caminar, mover las articulaciones y despejar la cabeza es fundamental, nuestra salud depende de nosotros, somos quienes arrancamos el motor o lo apagamos.

Te arriesgas un poquito? Te ayudo a ver si arrancamos tu motor!!!

Si decidiste salir, hazlo con ropa cómoda. Busca lugares donde no haya gente para que puedas con comodidad respirar y sentirte libre otra vez. Cuando camines (porfavor no empieces corriendo), hazlo en tres velocidades: inicia lento cual estado de meditación y esto por 1 minuto. Luego acelera tu velocidad, no el tamaño de tu paso, como si quisieras llegar a un lugar y tienes el tiempo justo, ésto por 1 minuto. Por último, camina como si llegaras tarde a una cita muy importante, recuerda, NO CORRAS!, hazlo por 1 minuto. Al término de este ciclo, repitelo cuantas veces te sientas capáz, sin llegar al agotamiento.

Ya empezaste!

Si perteneces al segundo grupo, mi única sugerencia es:

Respeta a los que tienen temor.

Si algo hemos aprendido, (porque hemos recibido una gran lección de vida) es que la vida es efímera, que el día que cuenta es hoy, el trabajo solidario te da más recompensas que el individual.

Buena suerte, yo acabo de arrancar mi motor también!

vivirsindolor.estoybien@gmail.com

#unavidasindolor #secueladepandemia #empezardenuevo #esfacil #vivirsindoloresmasbonito #mejorevitarquecurar #reiniciandolavida #meryberrospi