Juguetes, pañales, malas noches?

28. oct., 2020

Mis primeras hijas son gemelas, si han leído alguno de mis artículos, pueden estar familiarizados con mi experiencia siendo madre por primera vez.

Nos es muy familiar la frase "hijos chicos problemas chicos, hijos grandes, problemas grandes". En realidad no son problemas, más bien lo relaciono con lo sencillo que parece ser padre al principio, aunque hayan malas noches, cólicos u otros detalles del día a día que se presenten, tenemos el control la mayoría de las veces, respiramos hondo y tomamos las cosas con toda la calma que nos es posible. Conforme pasa el tiempo tener el control puede llegar a ser hasta cuestión de suerte. Felizmente esto último no es lo más frecuente.

Para la primera etapa, me gustaría hacer algunas sugerencias. Lo más frecuente en los primeros meses, es un gran dolor de espalda en la madre, debe dar de lactar, cargar para que elimine sus gases, cambiarlo y además vigilar su sueño, especialmente al principio. No olvidemos que ya la mamá viene con la carga física del embarazo y del parto.

Qué recomiendo?

La lactancia es maravillosa,la conexión que se establece entre la madre y el niño es muy fuerte. Para ese momento, sugiero que la mamá logre estar sentada, en un sillón cómodo, con un cojín sobre las piernas para elevar al bebé,  apoya brazos que le ayudarán durante el proceso de amamantar ó dar el biberón. Procurar tener las rodillas ligeramente por encima de las caderas para que la espalda  descanse sobre el respaldar y aligerar la carga. 

El trabajo en equipo es mejor, si alguien puede sostener al bebe mientras elimina el aire que succionó mientras se alimentaba, la madre podría usar ese momento para relajar los brazos, hombros y cuello. Ya sabemos que luego sigue el siguiente "round" 🙂.

Para cambiar el pañal ó muda de ropa, conocemos todas las sorpresas que nos pueden esperar, es imprescindible un mueble cambiador. Ëste debe estar a la altura del la cintura alta de la madre, es decir donde termina el pecho. Parece alto sin embargo,ayudará a que no deba inclinarse hacia adelante y fuerce su columna. Tratar de tener cerca todo lo que se va a usar, desde toallas húmedas, pañitos secos, muda de ropa, pañales, es decir todo, hasta uno o dos juguetes que puedan usar de distracción. 

Algo que resulta muy útil también es decorar ese espacio con figuras amigables, colores que llamen su atención como el rojo (es el primero), luego el verde y a los tres meses el azul, después ya serán capaces de distinguir más colores. Imágenes coloridas podrían facilitar la labor de atenderlos porque estarán observando entretenidos su entorno.

La hora del baño. Cuando están pequeños es necesario usar una tina. Hay portátiles y pequeñas para los primeros meses que se puede colocar sobre una superficie alta para evitar inclinar la espalda hacia adelante. Conforme crezca, colocar la tina dentro de la ducha y uno de los papás dentro de ella, harán que disfrute mucho más este momento, sin riesgos, ni fatiga muscular. Al igual que el momento de cambiarlos, todo debe estar cerca para evitar exponer al bebe aun enfriamiento.

Para la cuna, ya existe el criterio de los niveles de altura. Se recomienda tener al bebé en el nivel más alto en los primeros dos o tres meses, las necesidades son muy frecuentes, inicialmente cada 3 o 4 horas, levantarlo y dejarlo puede llegar a lastimar la espalda si no se hace con cuidado. Pero, aún usando los niveles apropiados, puede llegar a causar un gran cansancio muscular.

Me parece útil tocar estre tema, hoy en día no se puede tener el apoyo ideal debido a la coyuntura de salud que vive el mundo pero, si nos tenemos que hacer cargo, hagamos lo posible por cuidar nuestra salud física y mental.

Suerte a los nuevos papis!

vivirsindolor.estoybien@gmail.com