Me quiero, me cuido

9. dic., 2019

Cuando empecé este blog, cuando hice mis primeros pasos en este mundo de compartir información, de abrir mi mente, mi corazón para dar lo que tengo como una forma personal de aportar un punto del infinito de cosas que desconocemos, no me imaginé la gran responsabilidad que esto puede implicar. Hoy que las redes sociales y las páginas descartables nos abundan, quisiera solo dar un poco de algo que es muy valioso: tanto como las dolencias físicas, como sanar una lesión, estoy hablando, de nuestra autoestima.

Atender a un paciente con dolor,despuésde haber pasado por traumas y miedos puedo, sin que hayan muchas excepciones, darme cuenta que hay mucho de la fuerza interior de la persona que definirá el éxito inmediato o la lucha por llegar a un estado de bienestar aceptable. Quién manda? Qué impulsa o desacelera el proceso de curación? Aunque sea ilógico, mucho dependerá de ellos.

Nosotros somos seres completos, no nos falta nada, sea la condición en la estemos en este mundo, cada uno es un ser completo y perfecto, el problema empieza cuando al vernos en un espejo, buscamos aquello que no nos gusta, que además no es sólo que no nos gusta a nosotros sino, que será cuestionado ó criticado por los demás. Ese temor al ridículo, ese equivocado temor a ser auténticos porque podemos "llamar la atención", es tan negativo y enfermizo como cualquier dolor físico.

Cualquiera que sea la razón de los cambios o diferencias que debamos afrontar, no olvidemos que nuestra vida es preciosa y perfecta. Si algunas veces lo dudamos, solo tenemos que abrir los ojos al mundo exterior y sus miserias. La peor de ellas es, no querernos lo suficiente para vivir felices por lo que somos, tenemos y logramos.

Eres soltero/a, divorciado/a, joven, adulto, adulto mayor, anciano, profesional, obrero, con hijos, sin ellos y puedo seguir sin terminar porque las diferencias existen, ese no es el problema, nosotros debemos querernos como somos y valorarnos siempre, no existe perfección, sin embargo, podemos acercarnos a ella tan solo con sonreir y abrazarnos fuerte cada mañana,nuestra única obligación es ser felices, valorar nuestra preciosa existencia, nadie tiene la culpa, nadie es responsable si sufres ó te sientes desvalorada, eres quien tiene la solución en sus manos, en su mente y en su corazón. Arriba la autoestima, arriba tu valor y esfuérzate por ser mejor cada día.

Gracias.

Inquietudes a:

vivirsindolor.estoybien@gmail.com