27. jun., 2020

Texto

La energía interior, nuestro combustible, aquello que nos levanta todos los días, no es inagotable. Recargar nuestro espíritu es comenzar cada día como si fuera el primero. Saludar a la vida con una sonrisa, es amarte y desear abrazar al mundo. Todo lo sentimos posible. Si así lo sentimos, en verdad se hace posible... todos los días.