Porque no lo escuchamos?

28. jun., 2020

Hoy por la mañana me encontré con una vecina, mediana edad, después de compartir muchas frases cotidianas, logramos una pequeña conversación. La síntesis era : padece de una reacción alérgica a los medicamentos que viene tomando para combatir un dolor crónico.

Así como ella, todos debemos habernos encontrado con alguien que nos cuenta cansado y deprimido sobre un dolor delque desconocen su causa(no han ido al médico ó se cansaron de buscar respuestas), acto seguido, se busca una forma de convivir con ese dolor que, algunas veces es tolerable y otras requiere de medidas extremas ( inyecciones, reposo en cama y algunas veces la postración).

Algo que he observado en todos estos años de trabajar con el dolor es que, la tolerancia de cada persona es totalmente diferente entre unos y otros. No podemos asumir que el dolor tiene el mismo significado para todos pero, lo que sí puedo asegurar, es que la vida con dolor no es para nada aceptable. 

Los dolores se tornan crónicos cuando ya hemos decidido vivir con ellos. Ningún dolor, salvo en accidentes, empieza de la nada, sin avisar, bruscamente. Nuestro cuerpo es una maquinaria maravillosa, se caracteriza por emitir señales de alerta: la fiebre, el enrojecimiento, el edema,las contracturas musculares, la falta de movimiento, etc. Todas estas señales de "cuidado" aparecen y la mayoría de las veces las ignoramos, pensamos que van a pasar pero no pasan y, seguimos pensando que van a pasar por sí solos. Ahí es donde empezamos a justificar inconcientemente que nuestro dolor se convertirá en CRONICO. 

No dejemos una molestia en la sala de espera de nuestras prioridades. Muchas de ellas pueden ser causadas por un problema transitorio, algo sin importancia sin embargo, sugiero que no la pasen por alto, podrían estar subestimando una llamada de auxilio de nuestro cuerpo.

No vidas con dolor, escribenos:

vivirsindolor.estoybien@gmail.com