21. jun., 2020

Todos podemos aprender

Vivimos en un mundo acelerado, acciones rápidas, viviendo sin poner freno . Damos tantos pasos por delante que no nos damos cuenta cuán lejos nos estamos alejando de nuestro cuerpo, del lugar físico donde nos encontramos. Perdemos la perspectiva y algunas veces podemos llegar a desconocer cuales fueron nuestros reales objetivos en la vida. Caminamos corriendo y cuando corremos saltamos y si fuera posible, hasta volaríamos.

Si nuestro cerebro colapsa, también lo hace nuestro cuerpo. No solo me refiero a la parte corporal, a nuestras articulaciones, músculos, tendones. Nuestras visceras también sufren, el caos es total, como seres únicos,la convivencia mente-cuerpo se manifiesta.

Despertarnos en las mañanas casi de un salto, pensando cuán rápido  debemos movernos para cumplir con el "plan",  nos presionamos solos, en realidad eso no es eficiencia, es no saber vivir. Empiecen el día contando con la posibilidad de que algo puede salir mal que, si lo tomamos con calma, el final será un aprendizaje y eso, siempre es bueno.

Compartan su día con minutos de respiración, profundas inhalaciones y exhalaciones,contemos de 1 en 1 desde 100 a 0, mente abierta a los sueños, a la imaginación ó a la recreación de aquello que nos hace sonreir, demos gracias por un nuevo día, una nueva oportunidad

La idea de escribir este blog no radica en compartir conocimientos científicos, para eso tienen a Google y a cualquier buscador en el ciber espacio que tiene respuestas a todas las preguntas y,  más de lo que deberíamos ver. Me gusta pensar en dar un pequeño empujón , lograr que puedan ayudarse ustedes mismos a vivir una vida mejor, el equilibrio no llega solo, se busca, y no dura mucho, pero es nuestro trabajo encontrarlo cada día, cada hora, cada minuto, todo el tiempo.

Encontremos nuestro punto medio, el equilibrio,... Hay alguna otra forma de explicarlo?  Quizás un niño sea mejor en esto.🙂

vivirsindolor.estoybien@gmail.com