22. jun., 2019

Dolor crítico

Si un día despertan de madrugada, con un dolor tan intenso que los desconcierta y la sensación desesperada que no hay tolerancia y nos asustamos, puede ser en el hombro, una muela,  de cabeza,  de oído, abdómen, pecho, cualquiera que este sea. Pensamos inmediatamente que el dolor que estamos viviendo así como insoportable también es una gran incógnita, porqué duele? que pasó? qué me está pasando? ... Obviamente el dolor paraliza, atemoriza y confunde.

El cuerpo es una máquina compleja, llena de piezas perfectas, de funciones de las que ni si quiera somos conscientes y, por ello, día a dia vamos "agrediendola" sin percatarnos. La clave en todo esto, radica en las sensaciones, señales y avisos que nuestro cuerpo ha estado, a su manera, lanzando como alarmas que se prenden y que no hemos detectado, que hemos ignorado. Para que suceda una "crisis" con dolor, hubieron siempre previas advertencias.

Cuando visiten al especialista, porque el dolor agudo nos lleva directamente a consultar un profesional, primero tomen su tiempo y vayan despacio hacia atrás, consulten la historia de su dolor con ustedes mismos, acumulen información, hechos que en un momento pueden haber pasado inadvertidos pero que de cerca pueden ser claves. Incremento de estrés, cambio de trabajo, mucho esfuerzo físico, viaje largo, un ligero malestar al levantarse o al cambiar de posición, una caída,  etc. Si llegan con buena información, útil para el profesional de la salud, quien los evaluará, no sólo sabrán qué causó el dolor, también sabrán cómo tratarlo. El dolor no debe ser una opción.

Si hoy, algo les está causando algún malestar, tomen la buena decisión de decidir por ustedes, que no sea el dolor quien decida.

No ignoren las señales de alarma. Nosotros sabemos cuando algo no anda bien, no esperen que se convierta en urgente.

vivirsindolor.estoybien@gmail.com